música videojuegos

Musica en los videojuegos

Desde hace tiempo hay un debate abierto: ¿los videojuegos son arte? Desde nuestro humilde punto de vista sí que lo son. Cuentan historias que no tienen nada que envidiar a los grandes clásicos, bien sea cine o literatura. Nos hacen vibrar de emoción, nos entristecen, nos asustan, nos hacen reír. Tienen presupuestos millonarios y bandas sonoras que nos erizan el vello en los momentos clave. Y justo en eso nos vamos a centrar hoy. Abróchate el cinturón que hoy nos sumergimos en los mundos virtuales para repasar algunas de las que, a nuestro parecer, son las mejores bandas sonoras de la historia de los videojuegos.

The Witcher 3 Wild Hunt

Si tuviese que definir este titulo con una palabra creo que esa palabra seria “masivo”. A falta de encontrar otra palabra que retrate la enormidad de todos los aspectos del juego.

Llevo jugándolo desde que salió, y aun estoy lejos de terminarlo. La historia, los escenarios, los personajes, combates, misiones, la banda sonora. Todo es épico y de unas proporciones desmesuradas.

La banda sonora está compuesta y situada con un buen gusto sin parangón. Un simple paseo por el prado a lomos de Sardinilla (el caballo de Geralt) acompañado de una melodía suave. O la persecución de un grifo hasta derribarlo y combatir con él a muerte a ritmo de tambores y cánticos cuasi chamánicos.

La banda sonora de este galardonado título ha llegado a las tiendas incluso en vinilo, con eso creo que queda todo dicho. Compuesta por Marcin Przybyłowicz, Mikolai Stroinski y la banda Percival (quienes en sus directos interpretan alguno de los temas). Un “must play” y “must listen” en toda regla.

The Curse of Monkey Island

Damos un salto en el tiempo a la época dorada de las aventuras gráficas. La saga Monkey Island, desarrollada por Lucas Arts, marcaría un antes y un después en la industria. Sus coloridos escenarios y sobretodo sus hilarantes personajes, capitaneados por el “temible pirata” Guybrush Threepwood, junto con lo absurdo de sus situaciones hicieron las delicias de más de un jugón en la época.

En cuanto al apartado musical nos encontramos unas melodías que evocan a las aventuras de piratas con tintes caribeños que son el acompañamiento perfecto para las desastrosas aventuras de Guybrush. Compuesta por Michael Land esta joya permanece en la historia de los videojuegos con la palabra “clásico” en mayúsculas.

Halo 3

Con este juego guardo una relación especial. Desde siempre he sido usuario de Playstation y pude jugar a los anteriores de la saga en pc. Cuando me enteré de que iba a salir el 3 decidí comprarme una Xbox, solo para jugar al Halo 3 (el cual me terminé de una asentada), y más tarde vender la Xbox.

Las aventuras del Jefe Maestro siempre han estado envueltas en una halo (¡como el juego!) de misterio futurista. Transportándote a un ambiente desconocido en el espacio profundo, alternando a la perfección las secciones de exploración con un acompañamiento suave y los momentos de épica batalla con una música capaz de estremecerte. A destacar la secuencia final del juego huyendo con el Warthog mientras todo se viene abajo y una genial melodía acompaña la hazaña. (La melodía del 1:34:20).

Grim Fandango

Vuelta a las aventuras gráficas, esta vez cambiamos los piratas por agentes de seguros en la muerte (?). Porque de esta premisa parte el juego: en el reino de los muertos las aseguradoras venden a los recién difuntos distintos paquetes para su transito al más allá. Con una estética súper característica, representando el universo Grim Fandango como la festividad del día de los muertos, celebrada principalmente en Mexico.

Y con una banda sonora acorde. Con pasajes de jazz, tango y toques de música de cine policiaco y cine negro.

The Last of Us

Uno de esos ejemplos a la expresión “no es un juego, es una película”. En este titulo acompañamos a Joel y Ellie a lo largo de un mundo post apocalíptico en una búsqueda que podría dar con la salvación de la humanidad.

La historia de 10 va acompañada de una banda sonora de 10. Compuesta e interpretada por el músico argentino Gustavo Santaolalla quien nos transmite la belleza dentro de la devastación en el mundo que nos rodea. La banda sonora en este caso juega transmitiéndonos las emociones y psique de los personajes. Como una tenue luz al final de un larguísimo túnel. Un héroe cansado que ha visto y hecho cosas de las que no se siente orgulloso buscando hacer lo correcto. Una melodía triste con pequeños destellos de esperanza.

The Last of Us es sin duda uno de esas experiencias que no deja indiferente a nadie.

Saga God of War

Simplemente Kratos. El azote del olimpo griego. Una saga que ha cosechado éxito tras éxito a los largo de todos sus títulos y que apunta a hacer lo mismo con este cambio de tercio que se avecina con la última entrega, dejando atrás la mitología griega y dejando paso a la nórdica.

Una aventura épica. Un espartano en busca de venganza contra nada mas y nada menos que los dioses del olimpo (y, atención spoiler, se los carga a todos incluido Zeus ). No podría sino tener una banda sonora épica a más no poder. Como es el caso. Interpretada con letras en Macedonio, fuertes percusiones y vientos, coros estremecedores  y melodías de cuerda consigue transportarnos a la guerra del fantasma de Esparta contra el mundo.

Saga Final Fantasy

Como en todo top de videojuegos no podía faltar Final Fantasy. Y si tengo que decantarme por uno que sea el 9. Aventura con todas las letras, personajes geniales, cinemáticas que quitaban el hipo en su época (porque ha llovido un poco desde que salió el juego) y una banda sonora que si tengo que definirla de alguna forma sería diciendo “especial”.

La saga Final Fantasy siempre ha sido sinónimo de calidad en casi todos los sentidos. Y la música es uno de ellos. Con partes mágicas. Partes lentas, melodías animadas y momentos emotivos que nos hacían agarrar el mando con fuerza y soltar alguna lagrima. Sin olvidar las grandes batallas contra jefes y su música (a destacar la celebre One Winged Angel de Sephiroth en Final Fantasy VII).

Saga Bioshock

Desde la distopía de Rapture al edén en las nubes Columbia, la saga Bioshock nos sumergió (y nunca mejor dicho) en un viaje al lado más oscuro del hombre cargado de giros de guión que te dejaban con la boca abierta. Una saga en la que cabe hacer mención especial a la ambientación art decó, ambientación a la que contribuye la música. Clasicazos de las primeras décadas del siglo XX que logran dar el ambiente de megalopolis decadente al autentico protagonista de la franquicia, la ciudad de Rapture.

El tercer episodio de la saga dio un salto temporal, a principios del siglo XIX, y espacial, pasando del fondo oceánico de Rapture a las nubes con Columbia. A destacar musicalmente en este titulo como gracias a la capacidad de la coprotagonista Elizabeth de abrir brechas en el espacio/tiempo trajeron la música del futuro y la adaptaron a la época en que transcurre el juego. (Momentazo del coro de barberos cantando God Only Knows de los Beach Boys)

Red Dead Redemption

John Marston, ex forajido, es “contratado” por el gobierno del nuevo mundo para dar caza y entregar a la justicia a sus antiguos socios de fechorías. Y a partir de ahí la historia se va torciendo y complicando cada vez mas. Al más puro estilo GTA pero ambientado en el salvaje oeste.

Duelos a medio día, persecuciones a caballo, asaltos a diligencias, un protagonista rudo con precisión quirúrgica al desenfundar su revolver. Todos los elementos que necesita el buen Spaghetti Western. Sin olvidar la banda sonora.

Fuertemente inspirada por Ennio Morricone y los films de los años 60 del genero de tiros en el oeste.

Fallout 3 y 4

La  elección de la banda sonora en esta saga me parece sencillamente genial.

En un mundo post apocalíptico destruido por las guerras nucleares los pocos supervivientes luchan por reconstruir la civilización en el yermo. Paralelamente el gobierno desarrolló antes de la guerra un programa de refugios para proteger a la gente en caso de catástrofe (refugios que por otro lado eran una tapadera para poder experimentar con los moradores). Y ahí entramos nosotros, como moradores del refugio que salen a la superficie y se encuentran el maravilloso escenario de un mundo destruido plagado de criaturas monstruosas mutadas y salvajes saqueadores. Dicho así puede parecer terrible, pero es súper divertido recorrer el yermo machacando a todo lo que se cruce en tu camino escuchando Billie Holliday o Betty Hutton.

Quien diría que la extraña mezcla de armas futuristas y tiroteos con criaturas mutadas conjuga tan bien con música retro.

Y estos son solo algunos de los muchísimos juegos que nos han flipado (musicalmente hablando) haremos en el futuro más post hablando de toooodos los demás.

¿Nos hemos dejado alguno que esté en tu top particular? No dudes en hacérnoslo saber.

Publicado en TODAS.

Deja un comentario